Apelación tampoco le quita la tarjeta a Vitor Roque

Vitor Roque no podr jugar este domingo el partido entre el Barcelona y el Granada porque el Comit de Apelacin ha desestimado el recurso del club azulgrana para que el quitasen la segunda tarjeta. Competicin ya haba fallado en contra dando la razn al acta escrita por el coleagiado. Esta es la resolucin:

Reunido el Comit de Apelacin para ver y resolver el recurso interpuesto por la representacin del FC Barcelona, contra la resolucin adoptada por el Comit de Disciplina en fecha 7 de febrero de 2024, en relacin con la celebracin del partido correspondiente a la jornada 23 del Campeonato Nacional de Primera Divisin, disputado el da 3 de febrero de 2024 entre los equipos Deportivo Alavs y FC Barcelona, dispone lo siguiente en su punto cuarto:

Tras estudiar los argumentos y alegaciones del FC Barcelona y, especialmente, despus de analizar detenidamente la prueba videogrfica aportada, los miembros de este Comit de Apelacin, de manera unnime, entienden que no es posible apreciar un error material manifiesto capaz de desvirtuar la presuncin de veracidad del acta arbitral dado que las imgenes son, en todo caso, compatibles con lo reflejado en el acta.

Hay que partir de que lo que se dilucida en los rganos disciplinarios no es la prueba de lo que realmente ocurri, sino algo mucho ms modesto: si lo que se aprecia en las pruebas, en concreto ahora en la videogrfica, es compatible con lo reflejado en el acta, en este caso >, con independencia de que tambin puedan serlo otras versiones, incluida la del Club recurrente.

Y lo que se aprecia en las imgenes es perfectamente compatible con los hechos recogidos en el acta, por mucho que tambin pueda serlo con otras posibilidades. Concretamente, respecto a las alegaciones esgrimidas por el FC Barcelona, como tambin habindose examinado reiteradamente la prueba videogrfica aportada, puede apreciarse como efectivamente D. Vitor Hugo Roque Ferreira interviene en el lance del juego en cuestin, realizando un comportamiento compatible con la descripcin contenida en el acta.

En el presente caso, a la vista de la documentacin y la prueba videogrfica obrante en autos, a juicio de este Comit de Apelacin no puede calificarse de imposible o de error flagrante la apreciacin que hace el colegiado, al sealar en el acta que el jugador del FC Barcelona fue amonestado por impactar con su pie en la pierna de un rival en la disputa del baln. Sobre este ltimo lance del juego, debe precisarse que las imgenes no permiten observar el suceso con la deseable claridad que permitiese apreciar sin lugar a duda alguna un error material manifiesto y evidente, al ofrecer un plano incapaz de acreditar la versin de los hechos defendida por el Club recurrente (sin olvidar que este reconoce la existencia de contacto entre los futbolistas en la pgina 2 de su escrito), por lo que sus alegaciones no pueden ser atendidas y en nada alteran la compatibilidad de los hechos probados con la apreciacin de estos realizada por el rbitro en el acta.

Por otra parte, en cuanto a los razonamientos empleados en el recurso relativos a la existencia de un golpeo propinado por D. Vitor Hugo Roque Ferreira, junto a la calificacin de la accin que origina la amonestacin como temeraria, ha de subrayarse que las cuestiones suscitadas se encuentran fuera de la competencia de este Comit de Apelacin, por pertenecer al margen de valoracin y discrecionalidad tcnica de exclusiva competencia del colegiado, todo ello contemplado desde el privilegiado prisma de la inmediacin, as como de las facultades para la apreciacin y valoracin de orden tcnico de las que carece este rgano disciplinario.

De esta forma, lo nico que corroborara la existencia de un error material manifiesto (“claro o patente”) sera la incompatibilidad absoluta de lo que se aprecia en las imgenes con lo reflejado en el acta arbitral, es decir, que aquellas descartaran indubitadamente la existencia de las acciones recogidas en el acta, cosa que no sucede.

Asimismo, debe reiterarse una vez ms lo ya manifestado por este Comit y por el Tribunal Administrativo del Deporte en diversas ocasiones (Expediente nm. 297/2017 o Expediente nm. 39/2022 bis), en el sentido de que las pruebas que tienden a demostrar una distinta versin de los hechos o una distinta apreciacin de la intencionalidad o de las circunstancias (como la mencin del Club insertada en la pgina 3 de su escrito, en la que expresa que su futbolista aparta y retira su pierna, y que este gesto sera capaz de demostrar la existencia de un error material manifiesto), no son suficientes para que el rgano disciplinario sustituya la descripcin o la apreciacin del rbitro, sino que han de ser pruebas que demuestren de manera concluyente su manifiesto error, lo que significa que la prueba no ha de acreditar que es posible o que puede ser acertado otro relato u otra apreciacin distinta a la del rbitro, sino que ha de acreditar que el relato o apreciacin del rbitro es imposible o claramente errnea.

En el presente caso los hechos que se contemplan en el acta se refieren a un golpe en la pierna de manera temeraria. En este sentido, el visionado reiterado de las imgenes, como hemos expuesto, permite apreciar la existencia de un impacto del pie del jugador amonestado en la pierna del rival, siendo la violencia del mismo o no, as como la temeridad cuestiones de apreciacin subjetiva que slo al rbitro in situ corresponde valorar y respecto de las cules este Comit carece de competencia para revisar.

Como bien sostiene la recurrente en su claro y detallado recurso, puede existir en el presente caso un conflicto en la valoracin de la aplicacin de las Reglas del Juego, unas reglas que la propia recurrente esgrime en el recurso, confirmando la tesis de este Comit. Pero ese debate por razonable o fundado que pueda llegar a ser, escapa de la competencia de los rganos de disciplina deportiva.

En el presente caso ese juicio de compatibilidad mnima, que excluye el error manifiesto, de los hechos recogidos en el acta con los visionados en la prueba aportada y hasta esta donde sta permite, ha de entenderse superado. Ms all de eso, reiteremos que la valoracin de los elementos subjetivos (violencia y temeridad) necesarios en la decisin tomada en aplicacin de las Reglas del Juego, no competen a este Comit.

Una vez ms reitera este Comit, como lo ha hecho repetidamente en sus resoluciones de esta naturaleza, que lo que se solicita en este tipo de recursos y, en este en particular, es la revocacin de una sancin, no por una disputa de carcter jurdico, sino por una disconformidad con los hechos consignados en el acta que son sancionados por el rbitro. En estos casos que no se refieren a un anlisis jurdico del procedimiento o del contenido de la resolucin de instancia, se solicita del rgano disciplinario una nueva valoracin de unos hechos acontecidos en el terreno de juego que ya han sido valorados, juzgados y calificados por aqul a quin corresponde la aplicacin de las Reglas del Juego, en definitiva, el rbitro. Cuando se trata de este escenario, una consolidada doctrina de los rganos de disciplina y del TAD en aras a la proteccin de la presuncin de veracidad del acta arbitral y de la propia funcin arbitral impide, en aplicacin de las normas recogidas con detalle en la resolucin del Comit de Disciplina, impide que el propio rgano disciplinario pueda volver a valorar los hechos o “rearbitrar”, salvo en el nico y excepcional supuesto del error manifiesto. En todos los dems escenarios, la abrumadora mayora, este Comit carece de competencia alguna para intervenir y rebatir la valoracin y calificacin hecha por el rbitro, aun cuando la revisin de la aplicacin de las Reglas del Juego hecha diera lugar a resultados distintos potenciales de aqullos a los que la valoracin in situ del rbitro recogida en el acta haya dado lugar. En suma, se trata de una cuestin de falta de competencia del rgano disciplinario para actuar de la forma que se solicita, aun cuando pudiera existir otra interpretacin posible de las Reglas del Juego distinta de la realizada en el caso concreto de que se trate.

En definitiva, siendo las imgenes compatibles con lo reflejado en el acta, y ante la inexistencia de pruebas que lo desvirten, no puede apreciarse el error material manifiesto, con independencia de que esas imgenes sean tambin compatibles con otras potenciales versiones de los hechos como, incluida la que sostiene el Club recurrente. Las meras dudas tampoco seran suficientes para demostrar ese error “claro y patente”, nico capaz de desvirtuar la presuncin de veracidad del acta arbitral.

En virtud de cuanto antecede, el Comit de Apelacin

ACUERDA:

Desestimar el recurso formulado por el FC Barcelona

, confirmando el acuerdo impugnado que se contiene en la resolucin del

Comit de Disciplina de fecha 7 de febrero de 2024.



Source link

Leave a Comment