Domingo Balmanya, el gran embajador de Girona

Resulta imposible imaginar lo que Domingo Balmanya hubiese dado por ver a su Girona en la situacin en la que hoy se presenta en el Santiago Bernabu. l vivi muchas batallas contra el Real Madrid como jugador y como entrenador, pero nunca defendiendo los colores del equipo de su ciudad natal. A pesar de eso, no hay nadie nacido en Girona con una huella tan profunda en la historia del ftbol.

Entre los vecinos del barrio del Mercadal se hizo popular el revoltoso hijo del carpintero Jos Balmanya. El nio Domingo (29-12-1914) sala de su casa en la calle Anselmo Clav con la pelota bajo el brazo dispuesto a jugar donde fuera. Y a dar sustos a sus padres, como el da en el que les avisaron de que una bicicleta haba atropellado al pequeo Mingu.

Dos virtudes especiales tena el chaval: jugaba tan bien a la pelota como cantaba. Por eso entr a formar parte del coro de Santa Susana, la iglesia de su barrio. Su plan de los domingos era canto por la maana y ftbol a la tarde.

En la Dehesa, el gran parque de Girona y ncleo de la vida social, se forj el futbolista del futuro. Su potente disparo se hizo pronto famoso. Demasiado. Cuando recordaba su infancia y esos partidos en el parque, contaba una ancdota: “Un da me dijeron que me dejaban tirar las faltas si me aseguraba que iban a portera o lo haca con menos potencia, porque ya estaba bien de romper puertas de los baos con mis pelotazos”.

EL once del Barcelona de la final de Copa de 1936 ante el Madrid. Balmanya es el cuarto por arriba de izquierda a derecha/ARCHIVO MARCA

EL once del Barcelona de la final de Copa de 1936 ante el Madrid. Balmanya es el cuarto por arriba de izquierda a derecha/ARCHIVO MARCA

Con 15 aos, el ftbol pas a ser cosa seria en su vida. Con el equipo reserva de Girona comenz a recorrer los campos de la regin. Su primer entrenador fue Jos Luis Zabala, autor del primer hat-trick con la seleccin espaola (16-12-1923, ante Portugal). De esa poca le qued grabado los entrenamientos sin botas, descalzos, porque as lo impona Zabala.

Y lleg al primer equipo, al ftbol de verdad. Tena 16 aos y su calidad no era capaz de tapar que se esconda cuando las cosas se ponan feas. Pero siempre de la mano de Zabala dio pasos para confirmar que era un jugador de primer nivel, un interior derecho de lite. En la temporada 1934-35, el descenso amenaz al equipo de Vista Alegre. El 28 de julio se la jugaba a una carta en casa ante el Granollers para seguir en la elite catalana. Con Balmanya en el once, su equipo gan 2-1… con Zabala cono delantero centro. El entrenador, camino de los 37 aos, se calz las botas para imponer al rival con su presencia. No marc, pero si amedrent a sus defensores ver al gran delantero ante ellos.

Girona, en la guerra

Balmanya ya era una realidad. El equipo de su ciudad se le quedaba pequeo y el Barcelona se lo llev a la Ciudad Condal en una operacin encabezada directamente por el presidente del club, el seor Suol: 15.000 pesetas para el Girona, 10.000 para el jugador y un salario de 500 pesetas mensuales y 150 por partido ganado. “Las cuentas te las gestin yo”, le dej claro su padre, que se quedaba sin la ayuda en la carpintera del chaval que nunca haba dejado de echar una mano por mucho que estuviese claro que iba a ser futbolista.

Girona quedaba atrs, pero no del todo. Con Patrick O’Connell, entrenador del Barcelona, se hizo indiscutible, pero como interior zurdo. Gan el campeonato regional sin derrotas. Pero en la Liga el Barcelona qued en mitad de la tabla. Y en la Copa perdi la final ante el Madrid: 2-1 en Mestalla.

Balmanya, en primer plano, durante un entrenamiento del Valencia a las puertas de Mestalla/ARCHIVO MARCA

Balmanya, en primer plano, durante un entrenamiento del Valencia a las puertas de Mestalla/ARCHIVO MARCA

Y lleg la guerra. Regres a su casa, a una Girona de barricadas, la que cuenta su paisano y contemporneo Jos Mara Gironella en la triloga Los cipreses creen en Dios (1953), Un milln de muertos (1961) y Ha estallado la paz (1966).

Balmanya se apunt al equipo de su barrio. Cerraron un partido en Port de la Selva, pero nunca se jug. Lo ms que lograron fue que no les cobraran el viaje ni la comida. Eran tiempos oscuros, en los que viajara con el Barcelona a Amrica del Norte. Al volver, se qued en Francia par jugar en el Sets. En la 52-53 entren a su Girona.

Domingo Balmanya (1914-2002) es una figura esencial para entender el ftbol espaol del pasado siglo. Es un histrico del Barcelona, gan la Liga como entrenador con el Atltico de Madrid y la Copa con el Barcelona. Entren a 12 equipos y estuvo al frente de la seleccin espaola entre 1966 y 1968. La dej cuando el Barcelona llam a su puerta para que fuese secretario tcnico. Fue comentarista de partidos de Jos Mara Garca.



Source link

Leave a Comment