Kundananji revienta el mercado: el Bay FC paga 735.000 euros por su fichaje

Racheal Kundananji se ha convertido en el traspaso más caro de la historia del fútbol femenino. La internacional zambiana pasa del Madrid CFF al Bay FC previo pago de 735.000 euros y un acuerdo por un bonus de 70.000 dólares en función de los goles que anote en la NWSL. Estas cifras complementan unas condiciones para la propia jugadora, que ingresará 2.5 millones de dólares en cinco temporadas. Un fichaje que mejora las cifras de la reciente adquisición de Mayra Ramírez por parte del Chelsea -procedente del Levante- y ratifica la fuga de talento en la Liga F.

Las primeras ofertas en firme por Kundananji llegaron a las oficinas del club a principios de enero. Tal y como informamos en MARCA a principios de año, el Madrid CFF rechazó una propuesta de 400.000 euros entendiendo que la delantera era una pieza clave en el engranaje de un equipo sumido en la lucha por las plazas de Champions. “No ha sido una negociación fácil ya que era muy complicado para el Madrid CFF desprenderse de una de las mejores jugadoras de la Liga F en un tramo tan importante de la temporada”, apunta Óscar González, co-fundador de TMJ y agente de la futbolista.

Aunque el equipo capitalino no quería desprenderse de Racheal, aún si algún equipo llegaba con el dinero de su cláusula -fijada en 700.000 euros-, no tuvo más remedio que sentarse a negociar. La última propuesta del Bay FC, que no sólo pagaba esa cantidad sino que añadía un 5% para cubrir los derechos de formación y un bonus de 75.000 dólares (70.000 euros) una vez que la futbolista alcance los 20 goles en la NWSL, dio pie a que Alfredo Ulloa acabara por firmar el que se convierte en el mayor traspaso en la historia del mal llamado fútbol femenino. “Ha sido un proceso muy intenso y muy sensible en todos los sentidos por las particularidades de la NWSL a la hora de gestionarse los fichajes, por el interés del Madrid CFF en retener a la jugadora, por ser la primera operación de similares características en la Liga F y por voluntad de Racheal de que tanto el fichaje por Bay FC como su relación con el Madrid CFF salieran de la mejor manera “, explica Óscar.

La ex del Indeni Roses, BIIK Kazygurt y Eibar, aterrizó en el Madrid CFF en verano de 2022. En su primera temporada firmó 27 goles en 31 partidos y acabó como segunda máxima goleadora de la Liga F. En el curso actual acumulaba 8 goles en 15 partidos. Curiosamente, desde que se anunciara el interés de varios clubes estadounidenses en su fichaje, la zambiana no volvió a ver puerta. Se quedó de vacío frente a Real Madrid, Athletic Club y Real Betis. Después, no participó en los partidos frente a Madrid CFF y Sevilla, donde estuvo en el banquillo debido a unas molestias en el isquiotibial. La futbolista entrenó junto al resto de sus compañeras hasta el miércoles, cuando se cerró el acuerdo definitivo entre clubes y se preservó su estado de salud. “Estamos muy contentos por ver la gran oportunidad que tiene Racheal y por confirmar también la apuesta a nivel global que se sigue haciendo en el fútbol femenino”, destaca el agente de la futbolista.

Racheal tendrá que esperar para incorporarse a su nuevo club, donde coincidirá con otras jugadoras conocidas para el público español como Asisat Oshoala -ex del Barcelona-, Deyna Castellanos -ex del Atlético de Madrid- o Chioma Ubogagu -ex del Real Madrid-. La zambiana viajará próximamente con su selección para el doble enfrentamiento con Ghana correspondiente a las semifinales de la fase de clasificación para los Juegos Olímpicos. La idea es que Kundananji esté a las órdenes de Albertin Montoya antes de que arranque la temporada regular de la NWSL el 16 de marzo. “Será la primera temporada de Bay FC en la NWSL, ya que es una nueva franquicia, pero sus propietarios, dueños también del grupo inversor Sixth Street que cuenta con inversiones importantes en clubes como Barcelona, San Antonio Spurs, AirBbB o Spotify, están haciendo una apuesta muy importante para competir al máximo nivel desde el primer momento”, sentencia Óscar.

Fichajes más caros en la historia del fútbol femenino

  1. 735.000 euros: Racheal Kundananji (Madrid CFF-Bay FC)
  2. 450.000 euros: Mayra Ramírez (Levante-Chelsea)
  3. 400.000 euros: Keira Walsh (Manchester City-Barcelona)
  4. 350.000 euros: Jill Roord (Wolfsburgo-Manchester City)
  5. 350.000 euros: Pernille Harder (Wolfsburgo-Chelsea)
  6. 350.000 euros: Lindsay Horan (Portland Thorns-Olympique Lyonnais)
  7. 320.000 euros: Kyra Cooney-Cross (Hammarby-Arsenal)
  8. 300.000 euros: Geyse Ferreira (Barcelona-Manchester United)
  9. 300.000 euros: Sam Kerr (Chicago Red Stars-Chelsea)
  10. 280.000 euros: Beth England (Chelsea-Tottenham)

El fichaje de Kundananji llega apenas unos días más tarde de que el Chelsea fichara a la colombiana Mayra Ramírez, hasta entonces jugadora del Levante, por 450.000 euros (más 50.000 euros en variables), convirtiéndose en ese momento en el traspaso más caro superando la cifra (400.000 euros) que en su día el Barcelona pagó por Keira Walsh.

“Estamos encantados de incorporar a Racheal a nuestro grupo. Es un talento tremendo con cualidades ofensivas dinámicas y un perfil físico increíble que ha producido tanto para el club como para el país. Racheal tiene compostura de cara a portería y una habilidad natural para marcar con diferentes tipos de remates y desde varios sitios. Creemos que seguirá creciendo y desarrollándose en nuestro club, mostrando sus habilidades y sumándose al abanico de interesantes talentos ofensivos que tenemos aquí”, apuntó Lucy Rushton, general manager del Bay FC.

Fuga de talento

Las salidas de Racheal Kundananji o Mayra Ramírez a dos de las Ligas que más parece estar apostando por el fútbol femenino en estos momentos, la estadounidense (NWSL) y la inglesa (WSL), no es más que una muestra de la fuga de talento que está sufriendo la Liga F. Amén de la zambiana y la colombiana se han ido otras futbolistas internacionales de renombre como la brasileña Geyse Ferreira (Manchester United), Asisat Oshoala (Bay FC) o Viola Calligaris (PSG) entre otras, pero además futbolistas nacionales de la talla de Esther González (Gotham), Maitane López (Gotham), Laia Codina (Arsenal), Alejandra Bernabé (Chelsea, cedida en la Real Sociedad hasta final de temporada), Oihane Valdezate (Roma), Bárbara Latorre (Roma, cedida en el Levante Las Planas hasta final de temporada) o Nuria Rábano (Wolfsburgo). Estas futbolistas se unieron a jugadoras como Jenni Hermoso (Tigres), Laia Aleixandri (Manchester City) o Lucía García (Manchester United), que están haciendo carrera lejos de nuestro campeonato.

El éxodo de talento nacional no es exclusivo de las futbolistas, sino que se está extendiendo a los banquillos. Tres de los 14 banquillos de la NWSL esta temporada serán ocupados por técnicos españoles: Juan Carlos Amorós seguirá dirigiendo a Gotham, último campeón; Fran Alonso aterriza en Houston Dash tras su paso por el Celtic de Glasgow; y Jonatan Giráldez cogerá las riendas del Washington Spirit una vez acabe la temporada con el Barcelona, ocupando su puesto de manera interina Adrián González, hasta ahora técnico del Espanyol. En México, Mila Martínez dirige a Tigres y Óscar Fernández a Juárez. A nivel de selección, Pedro López lleva a México, Lluís Cortés a Arabia Saudí o Jorge Vilda a Marruecos.

La emigración tiene un claro componente económico. Los clubes españoles, salvo alguna excepción, no valoran el talento o simplemente no son capaces de competir con lo que se ofrece por jugadoras o entrenadores/as en otros países, Valga como ejemplo el caso que aquí compete, el de Racheal Kundananji, que pasará de cobrar cerca de los 100.000 euros en el Madrid CFF a casi quintuplicar su sueldo en el Bay FC.



Source link

Leave a Comment